TERAPIA CORPORAL, ARTETERAPIA Y GESTALT: 
TERAPIA GESTALT MADRID 667 896 664: 
Home → Archives → Category → Terapia Gestalt
Read More
23 2017 Abr

MI VIAJE A TRAVÉS DE LA TERAPIA GESTALT

 ¿Para que iniciar un proceso terapéutico?

 

Cuando me planteé hacer terapia en Madrid hace ya más de diez años, pregunté a mi circulo de amigos de confianza. Fue entonces cuando una de mis mejores amigas me habló de su experiencia con la Terapia Gestalt, me contó cuanto le había ayudado a ser ella misma y a colocarse en otro lugar en la vida. Era una terapia diferente que te ayudaba a ponerte en el aquí y ahora, a hacerte cargo de tu vida, a expresar aquello a lo que normalmente no te atreves, a tomar conciencia y liberar emociones, una terapia que ayudaba a crecer, a madurar aquellos aspectos que se habían quedado inmaduros, a integrar aspectos de tu personalidad y resolver conflictos en las relaciones personales. Ella era terapeuta y teníamos largas charlas sobre la terapia y el desarrollo personal. Me gustaba mucho su estar,  ver como podía sostener sus emociones, tenia un mundo interno, era una persona con escucha y profundidad,  con una exquisita forma de acompañarse y acompañarme emocionalmente cuando me sentía contrariada, y una gran sensibilidad humana.  Yo venía del teatro, me había acostumbrado a liberar emocionalmente a través de los personajes y los entrenamientos actorales, había ganado mayor libertad interior, pero sentía que no era suficiente, mi desarrollo interno estaba parado en algún lugar, pues me costaba lograr satisfacción diaria en las pequeñas cosas de mi día a día, había un ruido de fondo que no me permitía sentir satisfacción, así que me aventuré a explorarme a través de la terapia Gestalt y la terapia psico-corporal.

Así fue como empezó mi viaje  hace ya 12 años, el viaje más apasionante de mi vida, el viaje hacia el centro de mi misma.

Después de 12 años de terapias y largos procesos, en los cuales me he formado como terapeuta,  he podido deshacer creencias y cambiar patrones fuertemente arraigados a mi conciencia de niña que no hubiera podido enfrentar sola. La terapia me ha sanado y me ha salvado, este viaje me ha regalado la Patricia que ahora soy. Lo más fundamental que te puede ofrecer la terapia es un espacio para poder entender tu propia locura, tu neurosis, ponerle nombre y apellidos, conocer sus calles y callejones, sus mentiras y sus verdades. La terapia te permite conocer la máscara que has construido y recoger los trozos de este ser que quedó por el camino en tu proceso de hacerte persona, para  integrarlos, completar escenas de tu vida, sanar viejas heridas y aliviar el dolor del corazón. Es importante cerrar capítulos para poder pasar a lo siguiente, lo nuevo, y a veces esto conlleva darse cuenta de la propia ceguera,  para eso necesitamos una terapia para poder empezar a ver que no vemos. Otra veces, necesitamos cambiar el rumbo de nuestro barco, o cambiar el capitán, o tomar conciencia de lo que me digo, donde me trampeo, donde me repito, para poder mirarme desde otro lugar y ver ese guión escrito e iniciar una nueva ruta. La terapia te ayuda a esto,  a volverte más consciente, a hacerte cargo, a ser responsable de tu vida.

En el proceso terapéutico yo aprendi a descubrir mis trampas, mis atajos para no enfrentar el dolor, como me había inventado ser una Patricia que no era, recuperando aquellas pequeñas partes fragmentadas de mi infancia, integrando la tristeza, el dolor, la rabia, la soledad, la pena, en una Patricia más consciente, más integra, más humana, más vulnerable y con más corazón. También he aprendido a través de la terapia a reconocer mis límites y aceptarlos, a decir no, a expresar mi desacuerdo y mi enfado, a legitimar mis sentimientos.

Hay algo muy importante que aprendes a través de la terapia, aprendes a identificar tu mecanismo neurótico, lo detectas cuando aparece y aunque no siempre es fácil pillarlo a tiempo, con el tiempo comienzas a entender toda la energía que gastas defendiéndote, es ahí cuando comienzas poco a poco a sentir profundamente tu dolor, aprendes a  acompañarte y darte la mano.

La terapia me ha ayudado a ver toda la artillería pesada con la que me he defiendo del mundo. La neurosis nos apaga y nos deja desvitalizados, es un mecanismo de ceguera y también de desgaste, que busca repetirse, este es el alimento para seguir argumentando su existencia, si le das de comer sigue ahí, creciendo y limitando tu existencia, si desarrollas el testigo, la conciencia y cambias la ruta le muestras que la buena vida va por otra dirección, entonces puedes aprender a ser el barquero de tu barco,  pero la conciencia es un músculo que es necesario entrenar a diario,  y a veces es necesario un acompañamiento terapéutico para poder ganar en bienestar, salud y vitalidad y poder vivir la vida que quieres. La meditación diaria, la terapia corporal y la atención en el aquí y ahora, son buenos antídotos para sanar la neurosis, y es un trabajo diario porque “la cabra tira al monte” y curar las heridas en un trabajo muy costoso. Un daño en el corazón necesita mucho trabajo para restaurarlo, para restituir toda la confianza perdida, para que esa tierra vuelva a ser fértil y vuelva a dar frutos, mucho esfuerzo para sanar lo que la inconsciencia destruye de un solo plomazo.

La terapia y la meditación diaria son herramientas excelentes para afinar la percepción y conectar con esta parte más sabia que aparece cuando paramos  y nos entregamos al aquí y hora, con niveles de energía de mayor vibración y conciencia.

Escrito por Patricia Morales. Terapeuta corporal, arteterapeuta y gestalt.

Read More
4 2014 Dic

TERAPIA GESTALT: CONCEPTOS

Terapia barata

“Yo hago lo mío y tú haces lo tuyo.
No estoy en este mundo para llenar tus expectativas
Y tú no estás en este mundo para llenar las mías.
Yo soy yo y tú eres tú.
Y si por casualidad no encontramos, es hermoso.
Si no, no puede remediarse.

Fritz S. Perls

Los estratos del Yo

De acuerdo a Fritz Perls, en el Yo de todo ser humano existen seis capas que recubren, a manera de una cebolla al Ser auténtico de las personas. Estas capas o estratos del Self, como también se les conoce, son las siguientes: 1) E. Falso; 2) E. del como sí; 3) E. Fóbico; 4) E. Implosivo o del Atolladero; 5) E. Explosivo; y 6) El Self verdadero.
Si en el proceso terapéutico atravesamos el estrato Falso y el del “como sí” llegaremos al estrato Fóbico. Allí se encuentran todos nuestros temores y todas nuestras inseguridades frente a nosotros mismos; nuestros secretos mejor guardados y nuestras heridas narcisísticas; la pena, el dolor, la tristeza o la desesperación; aquello que no queremos ver ni tocar de nuestra personalidad y menos aún descubrir frente a los demás.
Si logramos pasar lo fóbico sentiremos una sensación de vacío, de inamovilidad, de falta de energía, de muerte. Hemos llegado al estrato del Atolladero, donde nos sentimos “atorados”, sin salida. Sin embargo, detrás se encuentra el estrato Implosivo, donde se hallan todas nuestras energías sin usar, nuestra vitalidad “congelada” o dirigida hacia nosotros mismos para mantener nuestras defensas.
Finalmente, detrás de lo implosivo se encuentra el estrato Explosivo, donde las fuerzas estancadas se disparan hacia afuera mostrando  nuestra autenticidad, dando paso al Yo verdadero que permanecía oculto. Existen básicamente cuatro tipos de explosión: gozo, aflicción, orgasmo y coraje.
En base a lo anterior, podemos imaginarnos a una persona que al comenzar la terapia se mostrará superficial, formal o convencional (buenos días, qué calor hace, blá, blá, blá: las Cacas de las que hablaba Perls). Detrás de ello y tras varias sesiones  la persona contactara con sus temores, sus “traumas”, sus evitaciones, que es necesario confrontar. Entrará en un atolladero temporal, en donde él se vivenciará sin fuerzas, casi muerto. Sin embargo, si confía en su organismo, y en el proceso, y le da libertad éste le mostrará sus fuerzas sin utilizar, que emergerán libremente como figuras al despejarse el campo de evitaciones, su verdadero potencial, y experimentará una verdadera explosión de alegría, placer, ira o pena (todas ellas positivas, terapéuticas y necesarias) que darán paso al verdadero ser humano que hay detrás del sujeto.

Una persona madura es aquella que es capaz de experienciar y sostener su vivencia interna y sus emociones en el “aquí y ahora” y utilizar sus propios recursos (autoapoyo) en lugar de manipular a los demás y al ambiente para conseguir apoyo.

3 2014 Dic

Claudio Naranjo “Somos cazadores cazados”

Según el psiquiatra chileno Claudio Naranjo, “la misión de la educación hoy es hacer a la gente igual y crear trabajadores en lugar de desarrollo humano”. Pero, ¿quién es responsable de este sistema educativo que solo enseña y no nos deja aprender desde nuestro propio interés? ¿Por qué nos adaptamos al sistema económico como a un déspota en lugar de tener un sistema que se adapte al hombre? ¿Qué nos hace guiarnos por el deber y no por el placer en la vida? Una reflexión acerca de como la educación debería tener como eje la conciencia.

11 2013 Dic

“Gestalt, creatividad y arte” Paco Peñarrubia

El proceso de la creación artística es un proceso de vaciamiento. Todo artista parte de la nada para crear, un vaciamiento espiritual y fértil donde aprendo a soltar el ego, la máscara, los clichés, los mecanismos neuróticos, dejando caer lo que sobra, las programaciones que me ayudaron a sobrevivir. La expresión artística, la arteterapia nos ayuda a acceder a nuestro mundo interno para recuperar la confianza en nuestro ser,  lo más genuino de nosotros mismos.

¡Que el desierto florezca!

29 2013 Ago

“Sólo por amor” cuento Jorge Bucay

Queridos amigos, comparto con vosotros este cuento de Jorge Bucay que me encanta porque ayuda a reflexionar sobre el buen amor, aquel que hace crecer, lo acompaño de las sabias palabras de Joan Garriba en un video sobre su libro “EL buen amor en la pareja”. Espero que lo disfruten.

Camino por mi camino. Mi camino es una ruta con un solo carril: El mío. A mi izquierda, un muro separa mi camino del camino de alguien que transita a mi lado -De vez en cuando en esta pared inmensa veo un agujero, una ventana, una hendidura…

Un día, mientras camino veo aparecer del otro lado del muro una figura que transita a mi ritmo en mi misma dirección. La miro: es una mujer hermosa-Ella me mira. La vuelvo a mirar. Le sonrío, me sonríe.Un momento después, ella sigue su camino y yo me apuro.En la siguiente ventana me detengo un minuto…. Cuando ella llega,nos miramos a través de la ventana, del agujero….le digo con señas lo mucho que me gusta.

Me contesta con gestos…creo que me entiende y continúo mi camino. Empiezo a correr con la vista clavada en el muro. De pronto la veo, está esperándome, le hago un gesto, ella me devuelve un beso en el aire-y sigo caminando- y la vuelvo a ver.

Es ella todo lo que necesito. Quiero pasar al otro lado del muro…pero la puerta es muy estrecha. Paso una mano, paso un hombro, hundo un poco el estómago, me retuerzo un poquito sobre mí mismo, casi consigo pasar mi cabeza…pero mi oreja derecha se atasca. Empujo. No hay forma- no pasa- Y no puedo usar mi mano para retorcerla, porque no podría poner ni un dedo allí.. .No hay espacio suficiente para pasar con mi oreja. Tengo que tomar una decisión (porque mi amada me espera ) (porque es la mujer con la que soñé toda mi vida) saco una navaja del bolsillo y de un solo tajo rápido, me atrevo a darme un corte en la oreja para que que mi cabeza pase por la puerta. Y lo consigo: mi cabeza pasa.

Pero ahora tengo el hombro el que se queda atascado. La puerta no tiene la forma de mi cuerpo. Hago fuerza. Mi mano y mi cuerpo han pasado, pero mi otro hombro y mi brazo …no pasan..Ya nada me importa así que, tomo impulso y fuerzo mi paso por la puerta. Ya casi estoy al otro lado. Justo cuando estoy a punto de terminar de pasar, me doy cuenta que mi pie derecho se ha quedado enganchado al otro lado. Por mucho que me esfuerzo no consigo pasar. No hay forma, estoy casi al alcance de mi amada, así que agarro un hacha y apretando los dientes, doy el golpe y desprendo la pierna.

Ensangrentado a saltos apoyado en el hacha y con el brazo desarticulado, con una oreja y una pierna menos.- me encuentro con mi amada -Aquí estoy. Por fin he pasado- Me miraste- te miré- me enamoré. He pagado todos los precios por tí. Todo vale la pena en el amor y la guerra- No importan los sacrificios, valían la pena si era para encontrarse contigo mi amada. Ella lo mira mientras se le escapa una mueca- Así no-Así no quiero…

A mí me gustabas cuando estabas entero.

Read More
22 2013 Jul

JORGE BUCAY Carta para una hija

 

Preciosa carta de Jorge Bucay a su hija

El escritor y terapeuta argentino Jorge Bucay comparte con nosotros esta carta llena de
sabios consejos para la vida.  Carta para Claudia



Antes de morir, hija mía, quisiera estar seguro de haberte enseñado…

a disfrutar del amor
a confiar en tus fuerzas
a enfrentar tus miedos
a entusiasmarte con la vida
a pedir ayuda cuando la necesites
a permitir que te ayuden cuando sufras
a tomar tus propias decisiones

Quisiera estar seguro, hija mía, de haberte enseñado…

a decir o callar según tu conveniencia
a quedarte con el crédito por tus logros
a superar la adicción a ser aprobada por los demás
a no absorber las responsabilidades de todos

Quisiera estar seguro, hija mía, que aprendiste…

a ser consciente de tus sentimientos
a no perseguir el aplauso sino tu satisfacción
a dar porque quieres y no porque crees que es tu obligación
a exigir que se te pague adecuadamente por tu trabajo

Antes de morir, hija mía, quisiera saber…

que aceptas tus limitaciones sin enojo
que no impones tu criterio ni permites que te impongan el de otros
que dices que sí solo cuando quieres y dices que no sin culpa
que eres capaz de vivir en el presente
que aceptas el cambio y que revisas tus creencias
que llenas primero tu copa y solo después la de los demás

Antes de morir, hija mía, quisiera estar seguro de haberte enseñado…

a planear tu futuro pero no a vivir en él
a valorar tu intuición
a celebrar la diferencia entre los sexos
a tratar y exigir ser tratada con respeto
a desarrollar relaciones más sanas y de apoyo mutuo donde la comprensión y
el perdón sean prioritarios

Antes de morir, hija mía, quisiera saber…

que aprendiste a aceptarte como eres
que no miras atrás para ver quien te sigue
que eres capaz de crecer aprendiendo de los desencuentros y de los fracasos
que te permites reír a carcajadas por la calle sin ninguna razón

Antes de morir, hija mía, quisiera estar seguro de haberte enseñado…

a no idolatrar a nadie
y a mí, que soy tu padre…
menos que a nadie
Jorge Bucay


22 2013 May

JORGE BUCAY EL ELEFANTE ENCADENADO

Comparto con vosotros un cuento de Jorge Bucay que me encanta “El elefante encadenado” espero que os sea inspirador. Mis mejores deseos.

EL ELEFANTE ENCADENADO Jorge Bucay

Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. Me llamaba especialmente la atención el elefante que, como más tarde supe, era también el animal preferido por otros niños. Durante la función, la enorme bestia hacía gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales… Pero después de su actuación y hasta poco antes de volver al escenario, el elefante

siempre permanecía atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba una de sus patas.

Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en el suelo. Y, aunque la cadena era gruesa y poderosa, me parecía obvio que un animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su fuerza, podría liberarse con facilidad de la estaca y huir.

El misterio sigue pareciéndome evidente. ¿Qué lo sujeta entonces?
¿Por qué no huye?

Cuando tenía cinco o seis años, yo todavía confiaba en la sabiduría de los mayores. Pregunté entonces a un maestro, un padre o un tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no se escapaba porque estaba amaestrado.

Hice entonces la pregunta obvia: «Si está amaestrado, ¿por qué lo encadenan?».

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente. Con el tiempo, olvidé el misterio del elefante y la estaca, y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho esa pregunta alguna vez.

Hace algunos años, descubrí que, por suerte para mí, alguien había sido lo suficientemente sabio como para encontrar la respuesta:

El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.

Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que, en aquel momento, el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y, a pesar de sus esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él.

Imaginé que se dormía agotado y que al día siguiente lo volvía a intentar, y al otro día, y al otro… Hasta que, un día, un día terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.

Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo no escapa porque, pobre, cree que no puede.

Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo. Jamás, jamás intentó volver a poner a prueba su fuerza…

Todos somos un poco como el elefante del circo: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad. Vivimos pensando que «no podemos» hacer montones de cosas, simplemente porque una vez, hace tiempo, cuando éramos pequeños, lo intentamos y no lo conseguimos. Hicimos entonces lo mismo que el elefante, y grabamos en nuestra memoria este mensaje: No puedo, no puedo y nunca podré.

Hemos crecido llevando ese mensaje que nos impusimos a nosostros mismos y por eso nunca más volvimos a intentar liberarnos de la estaca.

Cuando, a veces, sentimos los grilletes y hacemos sonar las cadenas, miramos de reojo la estaca y pensamos:

No puedo y nunca podré.
¿Y si reviso mi sistema de creencias y lo vuelvo a intentar poniéndole todo mi corazón?, quizás me sorprenda de mis potencialidades…

Read More
14 2013 May

ARTETERAPIA: EL LENGUAJE DEL ALMA

Vivimos un tiempo frenético, las grandes ciudades y la actividad constante y mecánica nos lleva constantemente a poner la atención fuera y a sacarnos de nuestro centro perdiendo así el contacto profundo con nuestro estar aquí y ahora. Nuestro cuerpo deja de ser nuestro más sabio mensajero para convertirse en una máquina al servicio de nuestras exigencias externas. Como consecuencia de esta falta de escucha, nos desvitalizamos, perdemos la alegría de vivir, y terminamos enfermando.

¿Para que nos sirve la Arteterapia?

Dentro del campo de la psicoterapia y el humanismo, la Arteterapia es un proceso terapéutico que  te ayuda al desarrollo personal y la creatividad. Un viaje hacia ti mismo, para que desde la conciencia puedas salir de la mente neurótica y entrar en un contacto más profundo contigo. La experiencia creativa es la puerta de entrada hacia esas partes de ti que quedaron olvidadas, una puerta de entrada a la escucha interior, a la atención y la espontaneidad.

En una sesión de arteterapia nos damos espacio y escuchamos nuestras sensaciones y emociones, nos conectamos con nuestro mundo interno y sus necesidades, despertamos la escucha profunda, aflojamos las tensiones, conectamos con nuestra energía vital, expresamos nuestro sentir a través de imágenes y validamos y damos espacio a nuestra experiencia. Expresamos sin juzgar, sin etiquetar, sin imponer nada.
Escuchamos nuestro mundo interno a través de los mensajes del cuerpo y aprendemos a respetar sus ritmos, conectamos con sus voces y sus sonidos para sintonizarnos con su necesidades profundas y su enorme sabiduría.
Crecemos desde este contacto con la espontaneidad, y la creatividad, con la posibilidad de vivirme desde muchos lugares nuevos más allá de lo que me cuento a mi mismo, de lo que debería ser, del auto-concepto.

¿Cómo conectamos con nuestro mundo interno?

Partiendo de la escucha de las sensaciones del cuerpo, la respiración, las emociones aprendiendo a tomar conciencia de mi estar aquí y ahora, dando espacio a todas las experiencias a través del encuentro con diferentes formas artísticas: pintura, movimiento expresivo, teatro, fotografía, música, escritura.  En este  proceso nos encontramos con la experiencia de la creación artística de una forma sencilla y lúdica facilitando la expresión intuitiva y natural de la persona para desarrollar todo tu potencial creativo.


Aprendemos a contactar con lo que la persona trae aquí y ahora y también a identificar la personalidad mecánica. Crecemos desde la posibilidad de poder recuperar la capacidad de sorprendernos, de jugar, expresar amor, y sentir confianza para poder ir sanando los viejos dolores. En este proceso terapéutico vamos experimentando una vivencia más amplia de nosotros mismos.

Desde nuestra manera de hacer arteterapia, generamos un espacio de permiso y confianza para ayudar a las personas a fluir a través de la creación artística para que puedan dejar salir lo que viene del contacto auténtico consigo mismo y de una forma espontánea, más allá de la idea de lo que es artístico o bonito. De esta forma, la obra se convierte en un espejo, un reflejo del mundo interno con el que poder dialogar.

En este proceso, vamos atravesando los obstáculos en la creación, para entregarnos al placer del juego artístico, del fluir en la escucha y la expresión de lo que hay aquí y ahora.  Aprendemos a escuchar nuestras imágenes internas y a crecer a través del arte.

¿A que nos ayuda la Arteterapia?

Nos ayuda a desbloquear el cuerpo y las tensiones acumuladas en el día a día, superar conflictos y vivir de una manera más plena.

A explorar las emociones expresándolas y observando cómo nos relacionamos con ellas, a entrenar el darse cuenta, a sanar viejos dolores y tomar una actitud responsable de lo que necesito haciéndome  protagonista de mi propia vida.

A potenciar la confianza en uno mismo y la autoestima, mejorando nuestras relaciones personales.

Está dirigido a cualquier persona que quiera mejorar su salud, su vitalidad y su equilibrio personal. Así como sus relaciones personales y su día a día.

Patricia Morales. Arteterapeuta Gestalt, terapeuta corporal. www.delcuerpoalalma.com

Read More
5 2013 Abr

Conferencia sobre Arteterapia Humanista en Mirando al Sol

 

“Es bello lo que procede de una necesidad interna del alma” .

Wassily Kandinsky

Hola a todos. Es un placer comunicarles que el Jueves 11 de Abril a las 19.00h daré una Conferencia/Taller  sobre Arteterapia Humanista en el Espacio de desarrollo personal Mirando al Sol, C/Alberto Aguilera8, 3º Dch. M. San Bernanrdo.

Compartiremos palabras que nos ayuden a entender que es la Arteterapia y cual es proceso al que invita como herramienta terapéutica y de autoconocimiento, y tenderemos una oportunidad de asomarnos por la experiencia vivencial de la pintura en una creación que haremos juntos de manera colectiva acompañada finalmente por una merienda de café, tés y galletas ricas.

Me encantará tenerles por allí y que podamos compartir un poquito de cada uno de nosotros a través de nuestra más elevada expresión, la expresión de nuestro arte.

Les espero con todo mi amor.

Patricia Morales.