Twitter : 
TERAPIA GESTALT MADRID 667 896 664: 
Home → Archives → Category → Matthieu Ricard
23 2013 Abr

MATTHIEU RICARD SOBRE LA FELICIDAD

A menudo buscamos la felicidad fuera, como si juntando esto y aquello que nos falta consiguiéramos completarnos y estar por fin felices.  “Tener todas las condiciones para ser feliz”, pero en esta misma idea esta la confusión, porque si lo pensamos bien, “tenerlo todo para ser feliz”, entraña que si algún dia me falta algo será el fracaso. Cuando algo va mal en nuestras vidas trabajamos en el exterior, pero nuestro control del mundo exterior es a menudo limitado, temporal e ilusorio, pero si miramos en el interior,  nuestras condiciones internas, ¿no es nuestra mente la que transforma las vivencias externas en felicidad o sufrimiento? Podemos estar en el paraíso y no ser capaces de disfrutarlo porque nos sentimos infelices por dentro.

¿Es posible cambiar nuestra manera de ser transformar nuestra mente neurótica?

¿Es posible salir de la mecanicidad de nuestras emociones negativas?

¿Cual es la naturaleza de la mente?

Si vemos desde el punto de vista de la experiencia existe una cualidad primaria de la consciencia que es el simple hecho de pensar, de estar conscientes.

La conciencia es como un espejo que nos permite ver todas las imágenes que proyectamos, pueden ser caras bellas, o feas,  tristes, agresivas… pero el espejo no se mancha no se modifica, no se altera con estas imágenes, detrás de cada pensamiento existe la conciencia pura , desnuda, y no puede ser manchada por celos, ira. Trabajamos desde ahí, desde este observador que mira, que es testigo, que no se queda pegado a las emociones.

El antídoto a todas las emociones, es poner la atención en la naturaleza misma de la emoción. Cuando sentimos ira nos obsesionamos con el objeto de la ira. Miramos una y otra vez este asunto, ponemos la atención fuera. Te invito a cambiar el foco y llevar la atención dentro, en la emoción esto lleva tiempo. Siéntela. Igual que le tomó tiempo a la mente y la personalidad formarse esta coraza defensiva, que nos produce dolor, de igual modo tomará tiempo desmantelar este mecanismo.

Espero que lo disfruten.

Mis mejores deseos.

Patricia Morales